Diferentes realidades, diferentes infancias.

niñxs

Autora: Blanca Ávila

Al decir “niño” suelen acudir a nuestra mente imágenes de pequeños de mejillas rosadas, sonrientes, jugando en la escuela, acompañados de sus padres;  cuyos días transcurren ajenos a las preocupaciones, tranquilos y sin responsabilidades. Dicha representación suele ser la difundida por los medios de comunicación y la actual aspiración del deber ser de la infancia, sin embargo, la infancia se vive de muchas maneras.

Las niñas y los niños experimentan diversas formas de vivir la infancia, de aprender y adquirir responsabilidades de acuerdo al contexto social y cultural en el que se desarrollan. Por ejemplo, hace 40 años el número de niños que asistían a la escuela era mayor que el número de niñas, actualmente se puede decir que se ha equilibrado esta situación.

Y no sólo es una cuestión de género el vivir de manera diferente la infancia, pues, siguiendo el mismo ejemplo, asistir a la escuela depende de diversas circunstancias, como pueden ser vivir en campo o en la ciudad, pues, en el campo las escuelas son escasas y comúnmente no es fácil llegar, ya sea porque hay que caminar muchos kilómetros o porque los kilómetros que se tengan que cruzar impliquen otros obstáculos como ríos o barrancas; además las niñas y los niños ya tienen que cumplir con tareas ya sea en el campo o en el hogar.

En cambio en la ciudad, el acudir a la escuela depende en primer lugar de si se cuenta o no con los recursos económicos, como sabemos, una realidad de las ciudades son las personas en situación de calle, no hay cifras exactas sobre cuántas personas viven en ésta situación, pero, basta con salir a la calle para percatarnos que entre esas personas hay niños que no asisten a la escuela y en cambio realizan diversos oficios que en ocasiones ponen en riesgo su integridad; mientas que en la misma ciudad también podemos encontrar niños que asisten a la escuela, unos asisten a escuelas públicas y otros a escuelas privadas, y si aún se puede contar con recursos, algunos asistirán a otros cursos fuera de la escuela, pues en la ciudad se privilegian las actividades recreativas.

Alcanzar la imagen ideal que en un principio mencioné, implica conocer y entender las diversas realidades que viven las niñas y los niños, para poder igualar las oportunidades y opciones a las que puedan aspirar, sin violentar su cultura y formas de relacionarse.

_______________________

Síguenos en Facebook / Observatorio Ciudadano de Discriminación en Medios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s