Militancia gay: un paso para la transformación del mundo.

Protesta contra la visita de Benedicto XVI a México (2012)

Por: Jorge Aguilar

Cuando “salí del armario” a los 14 o 15 años mi realidad se transformó. Nunca tuve gran problema en mi entorno familiar ni con mi círculo de amistades más cercano, sin embargo, como miles de jóvenes LGBT a esa edad, me enfrenté cara a cara con una sociedad completa y perfectamente articulada para que personas como yo fueran excluidas.

La primera gran institución con la que chocas de frente se llama “Iglesia Católica”. Como cualquier otro joven con ganas de revolucionarse a sí mismo y a su entorno, fue el primer blanco de duros cuestionamientos. Jamás fui religioso, pero no fue excusa para que comenzara a engranar ideas y darme cuenta de una realidad tremenda: la religión es una institución humana, controlada por humanos que buscan aumentar y mantener su poder; las técnicas para ese fin son variadísimas y crueles.

Entender que una religión y todos los sistemas que se retro-alimentan de ella están en tu contra es complicado, sobre todo para un/a joven al que trabajo le cuesta “hallar su lugar en el mundo”. El reconocerme homosexual me brindó una oportunidad de casi niño que a otras personas no: observar de manera más crítica esos sistemas e instituciones diseñadas para controlar a la gente, a la sociedad.

El reconocerme como persona no-heterosexual detonó un enorme enfado en mi cuasi-infante pensamiento: ¿Por qué el cura, el presentador de noticias, la protagonista de la novela, el gobernador y la diputada habrían de decidir por mí? ¿Por qué buscan controlar todos los espacios de poder, empezando por el cuerpo y la sexualidad?

Diferentes procesos personales y colectivos desde ese entonces me recordaron una verdad que todos esos actores e instituciones no quieren que veamos: nosotras, las personas homosexuales tenemos derechos. Todos y todas somos iguales en derechos y el primero que debemos ejercer es el de gritar, protestar y derrumbar a quien quiera negártelos. Saber que ni a la Iglesia, ni al Estado, ni al Gobierno, ni a los Medios les gustaba que nos reconociéramos como personas con derecho me hizo encontrar la empatía con otros grupos que también han sido marginados históricamente.

Al no ser mujer, jamás entenderé la terrible violencia a la que son sometidas, a pesar de ello, me siento enormemente comprometido con el combate al sexismo y al patriarcado que injustamente a través de la Iglesia, los Medios, “costumbres” y las Leyes les han colocado en una posición subordinada.

No soy un joven indígena, tampoco alguien con una discapacidad motriz o alguien de una minoría “racial” en mi país. No soy una persona migrante o un desplazado por la violencia. No soy de Atenco, Chiapas o Cd. Mier; pero he aprendido que cada que se violenta un derecho “ajeno” se violentan los derechos propios. Al final hablar de Derechos Humanos abarca a todos y todas, y todos y todas somos quienes debemos de luchar para que esas garantías sean protegidas y respetadas.

Así, marché y grité junto al “Colectivo Gay” exigiendo no ser discriminados(as), junto a mujeres contra la violencia y acoso sexual, junto a personas campesinas, estudiantes rechazados, ecologistas, familias que buscan a sus (nuestros) desaparecidxs, grupos de apoyo a presos políticos y de conciencia; mucho más importante, conocí y participé en muchos eventos e iniciativas con personas que, como a mí, la vida, experiencia o casualidades les hicieron enfrentar cara a cara a esa sociedad y sus instituciones que miles de veces repitió: ¡Tú no vales!

Los motivos de cada persona para levantar la voz es diferente, pero todas tienen el mismo fin, la exigencia al respeto de nuestros derechos, trabajar contra las injusticias a razón de pensamientos discriminatorios y el combate a esas instituciones corruptas que buscan controlar nuestras vidas y quitarnos lo que es nuestro. No vivimos luchas aisladas.

Anuncios

2 comentarios en “Militancia gay: un paso para la transformación del mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s